Amortizar la hipoteca es la mejor forma de reducir la cuantía del pago de las cuotas mensuales o el número de cuotas que tenemos todavía por pagar al banco. Sin embargo, existen una serie de factores que conviene tener en cuenta, tanto si ya hemos decidido realizar la amortización como si todavía le estamos dando vueltas en la cabeza. 

Entre ellos, qué tipo de amortización conviene más, en qué momento hacerlo o qué comisiones puede aplicar el banco. Repasamos las claves a la hora de amortizar una hipoteca y unos consejos prácticos que conviene tener en cuenta.

¿Qué es amortizar una hipoteca?

A grandes rasgos, la amortización anticipada de la hipoteca consiste en devolver el dinero que le debemos al banco antes de lo establecido en el contrato de hipoteca. Para ello, es necesario que dispongamos de dinero para hacer la devolución. Es decir, haber ahorrado algo de dinero y, en lugar de gastarlo o invertirlo en otra cosa, destinarlo al pago de la hipoteca.

Además, también hay que tener en cuenta que esta devolución podrá ser parcial o total. Parcial en el caso de devolver de forma anticipada solo una parte del dinero, y total en el caso de devolver la suma restante que queda de la deuda contraída, lo que supondrá la cancelación de la hipoteca.

¿Cómo se puede amortizar una hipoteca?

Existen dos formas en las que se puede amortizar una hipoteca de forma anticipada:

  • Amortizar la cuota: Esto significa que la vida de la hipoteca va a ser la misma, pero que las cuotas que tendremos que pagar a partir de realizar la amortización van a ser más pequeñas (como consecuencia del dinero que hemos adelantado en la amortización).
  • Amortizar los plazos: Esto significa que vamos a terminar de pagar antes la hipoteca porque el dinero que destinamos a amortizar la hipoteca va a reducir las cuotas que le debemos al banco. Sin embargo, las cuotas que todavía nos quedan por pagar tendrán la misma cuantía que venimos pagando hasta el momento.

Una vez que tenemos en cuenta las opciones para amortizar una hipoteca, es recomendable seguir estos cinco consejos:

Valorar si nos interesa más amortizar cuota o plazos

Depende de qué valoremos más: si finalizar la hipoteca lo antes posible o llegar más desahogados a fin de mes. Si lo que queremos es terminar con la hipoteca lo antes posible, lo más aconsejable será amortizar los plazos. Sin embargo, si vamos apurados de dinero (o creemos que vamos a estarlo) probablemente sea mejor amortizar la cuota para que, a partir de ese momento, paguemos menos cada mes.

Valorar qué cantidad de dinero me conviene amortizar

Otro factor que tenemos que tener en cuenta si estamos pensando en la amortización anticipada de la hipoteca es la cantidad de dinero que vamos a destinar a dicha amortización. A priori, cuanto más dinero destinemos mejor, ya que eliminamos un mayor importe de la hipoteca (ya sea en plazos o en cuotas).

No obstante, hay que tener en cuenta que el dinero de cualquier amortización de hipoteca procede de los ahorros, y nunca es conveniente quedarse sin un colchón económico, aunque este sea pequeño. De este modo, aunque lo más aconsejable es amortizar la mayor cantidad de dinero posible, es importante hacerlo siempre reservando una parte para el ahorro al que recurrir en caso de imprevistos. En otras palabras, no inviertas todo el dinero que tienes ahorrado.

Elegir el mejor momento para realizar la amortización

Esto depende de varios factores. En el caso de tener una hipoteca basada en el sistema francés (el más común en las hipotecas en España), lo más recomendable es amortizar durante los primeros años. ¿Por qué? Porque en el sistema francés es se pagan más intereses al principio de la vida de la hipoteca, reservando la devolución del capital prestado para el final de la vida del préstamo. De este modo, si amortizamos la hipoteca al principio de la hipoteca terminamos pagando menos intereses en conjunto.

Tener en cuenta las comisiones asociadas

La amortización anticipada de la hipoteca no es gratis. En la mayoría de las hipotecas, esta operación tiene asociadas una serie de comisiones (en este sentido, se recomienda comparar hipotecas antes de su firma para buscar aquellas que presenten menos comisiones). A partir de la ley hipotecaria que entró en vigor en junio de 2019 estas comisiones están reguladas y limitadas. No obstante, es importante tenerlas en cuenta si estamos pensando en amortizar la hipoteca.

  • Hipoteca fija: Las cuotas de amortización en una hipoteca fija son de un máximo del 2% durante los 10 primeros años y, a partir del año 11, esta cuota se reduce a un máximo del 1,5% del capital reembolsdo de forma anticipada. 
  • Hipoteca variable: En el caso de las hipotecas variables, la comisión máxima durante los 3 primeros años es de 0,25%, mientras que si el pago se produce entre el cuarto y el quinto año, la penalización límite es del 0,15%. A partir de entonces, la comisión por amortización de hipoteca anticipada desaparece por completo.

De este modo, dependiendo del tipo de hipoteca que tengamos y del tiempo de existencia de la misma, puede convenir más o menos esperar para realizar la amortización, ya que podemos ahorrarnos algo de dinero con las comisiones.

Valorar tanto el aspecto económico como el psicológico

Finalmente, uno de los aspectos que se aconseja tener en cuenta a la hora de valorar si se realiza la amortización de la hipoteca o no es tener claro por qué lo hacemos. En general, amortizar hipoteca nos va a permitir ahorrar algo de dinero de cara a los intereses que pagamos por el préstamo. Sin embargo, más allá del aspecto económico, amortizar hipoteca también nos permite liberarnos de parte (o la totalidad) de la deuda contraída con el banco.

Es decir, que también hay un aspecto psicológico que algunas personas valoran positivamente más allá del hecho de que se ahorren más o menos dinero. En este sentido, tener en cuenta la libertad económica que da no tener deudas (o tenerlas más pequeñas) es otro valor añadido a la operación de amortizar hipoteca que, según nuestro perfil financiero, puede ser lo que termine por determinar si nos interesa o no llevar a cabo la operación de amortización.

fuente: www.idealista.com

Abrir chat